<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”http://i.creativecommons.org/l/by/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br /><span xmlns:dct=”http://purl.org/dc/terms/&#8221; href=”http://purl.org/dc/dcmitype/StillImage&#8221; property=”dct:title” rel=”dct:type”>EMPRESA</span> by <span xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#&#8221; property=”cc:attributionName”>ALEJANDRO</span> is licensed under a <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/”>Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License</a>.

Letanía para muertos

Letanía para muertos

 

 

Ves pasar a un avión

con destino a la vejez.

Coge el tiempo,

destrúyelo,

antes de que una arruga

aparezca en tu cara.

 

 

 

Salgo a la calle y miro el escaparate,

un maniquí me saluda y

con voz temblorosa me pregunta

si he tomado arañas en el desayuno.

 

 

 

Sigo adelante, cruzo un paso de peatones,

desierto. Voy al mercado,

la gente grita desde sus balcones

mientras se arroja al vacío.

 

 

 

Creo que me desmayo.

 

 

Y en ese oscuro letargo,

 rodeo tu cintura con mi sonrisa……

 

 

Hoy paseamos abrazados

                  por los jardines efímeros

de colores sombríos.

 

 

 

                       Roberto Romero

 

Dime cómo te llamas

Cómo te llamas sombra de la sombra altiva
que tocas la puerta a deshoras
para ofrecer placeres en vigilia

Cómo te llamas silencio del silencio mismo
que invocas el espectro del olvido
para remover dolores todavía vivos

Cómo te llamas noche de la noche esquiva
que guardas el averno del dormido
para desangrar al tiempo en su castigo

Cómo te llamas hombre del hombre desconocido
dímelo
quiero nombrarte por tu nombre mismo

Blanca Mateos

Otro otoño

Otro otoño agita sus quebrados brazos
y llama a mi cristal.
¡Oh acobardados pájaros,
oh inédita pintura
de nubes ateridas,
apretadas y cárdenas!,
ya no me sois bastante.

 

Acecho en la ventana
y todos los rumores
me parecen aquel
de los pasos que espero.
Pero sólo es el viento
barriendo hojas de trapo
con sus manos de trapo.
El banco del jardín está vacío
y las torres se afilan y oscurecen
contra ese cielo de color cinabrio.
Cada vez mis membrillos
se ponen más enfermos.
¡Ay, amor!,
¿por qué tardas en venir?

 

Carmen Martín Gaite

 Fuente blogspot 

Pídeme que esté alegre

Aún me entra cielo azul, 
y lo miro en mis charcos
reflejado a jirones.

Pídeme que esté alegre.
Si tú me lo pidieras, 
en un caballo blanco subiría, 
en un caballo bravo y montaraz.

Pídeme que esté alegre
y correré a ponerme
atavíos de fiesta, 
abriré las cien puertas de mi casa
y saldré entre piruetas 
y saltos de través
aturdida de sol, 
y a las verdes palomas
daré migas de pan.

Pídeme que esté alegre. 
En un caballo blanco correría,
en un caballo loco y montaraz,
si tú me lo pidieras.

Carmen Matín Gaite

Fuente geocities

El meu amor sense casa, Maria Mercè Marçal

Vaig conéixer la poesia de Maria Mercè Marçal a la Universitat, en un homentatge que li feren després de sa mort. He continuant llegint-la des d’aquell moment.

[blip.tv ?posts_id=691356&dest=-1] 

Font: UOC

L’Albatros, Les fleurs du mal, Baudelaire

Os dejo aqui un poema de Baudelaire inscrito en Spleen et Idéal

Souvent, pour s’amuser, les hommes d’équipage
Prennent des
albatros, vastes oiseaux des mers,
Qui suivent,
indolents compagnons de voyage,
Le navire glissant sur les gouffres amers.

A peine les ont-ils déposés sur les planches,
Que ces rois de l’
azur, maladroits et honteux,
Laissent piteusement leurs grandes ailes blanches
Comme des
avirons traîner à côté d’eux.

Ce voyageur ailé, comme il est gauche et veule !
Lui, naguère si beau, qu’il est comique et laid !
L’un agace son bec avec un
brûle-gueule,
L’autre mime, en boitant, l’infirme qui volait !

Le Poète est semblable au prince des nuées
Qui hante la tempête et se rit de l’archer ;
Exilé sur le sol au milieu des
huées,
Ses ailes de géant l’empêchent de marcher.

Spleen et Idéal, II